Inicio | Agregar a favoritos | Recomendar web | Contactar | Mapa web
 
                    .: INTRANET CLIENTES :.
.: INTRANET TASADORES :.                  
 
 
identidad
 
contraseña
 
   
   
 
identidad
 
contraseña
 
   
   
 
 
 
La Empresa
 
Tecnología y medios
 
Valoraciones inmobiliarias
 
Solicitud de tasación
 
Atención al cliente
 
Colabora con nosotros
 
Enlaces de interés
     
   
   
[volver a noticias]
 


La partida de los PGE a la vivienda se congela: conoce cómo ha cambiado en los últimos años
Fecha Publicación: 04/04/2018
 
La vivienda siempre ha ocupado un lugar discreto en los Presupuestos Generales del Estado, aunque su peso se ha ido reduciendo desde que estalló la burbuja inmobiliaria.

En las cuentas públicas de 2018 que ha presentado el Gobierno, el acceso a la vivienda y el fomento de la edificación tienen una dotación de 473 millones de euros, una cifra que apenas representa un 0,1% del gasto total. Es decir, que solo se lleva 1 de cada 1.000 euros de los Presupuestos para el presente ejercicio.

La partida actual está en línea con la de 2017, cuando se presupuestaron 466 millones, aunque finalmente se ejecutaron 474 millones (es decir, al final la partida fue de un millón superior a la prevista para este año o un 0,2% más en términos porcentuales), pero es casi un 20% más reducida que la registrada en 2015 y 2016 (cuando se utilizaron 587 millones de euros) y hasta un 40% inferior a la de 2012, uno de los peores momentos de la crisis. Aquel año, cuando España estuvo al borde del rescate internacional, la dotación para la vivienda alcanzó los 780 millones de euros.

Pero si hay una cifra que marca la diferencia con el escenario actual es la partida que existía durante los años del boom y siguientes. Hasta 2011, sin ir más lejos, las cuentas públicas destinaban más de 1.000 millones de euros a la vivienda, siendo los más de 1.600 millones de 2009 los que mantienen el récord en lo que llevamos de siglo, coincidiendo con la entrada en vigor del Plan de Vivienda 2009-2012 en el que tuvo un papel protagonista la vivienda de protección oficial. Desde entonces hasta ahora, la partida en vivienda se ha desplomado hasta representar menos de una tercera parte.

Pero en estos años no solo ha bajado el volumen de los recursos, sino que también ha mermado su peso respecto al gasto total de los Presupuestos . En los dos últimos años (2017 y 2018), apenas representa un 0,1%, mientras que entre 2013 y 2016 supuso un 0,2%. En 2009, el año récord en volumen, supuso un 0,4%, mientras que un ejercicio después la vivienda llegó a concentrar el 0,5% del gasto de las cuentas públicas de 2010.

Las políticas cambian de rumbo
¿Y cómo es posible que haya caído tanto en tan poco tiempo? La respuesta está en varios factores: por un lado, que el destino de los recursos ha cambiado desde que el sector tocó suelo y, por otro, a la desaparición de muchas subvenciones y deducciones vinculadas al alquiler o la compra de una casa. Y todo ha coincidido con los Planes de Vivienda que ha ido poniendo en marcha el Gobierno en los últimos tiempos.

Hasta 2012, las cuentas públicas trataron de incentivar la promoción y la construcción de viviendas, mientras que desde 2013, con la llegada del Plan de Vivienda 2013-2016 que fue prorrogado en 2017, los principales objetivos han ido más encaminados a fomentar el alquiler y la rehabilitación, así como la renovación y regeneración urbanas. En dicho plan estatal se suprimieron las deducciones por compra de vivienda habitual (para las adquisiciones a partir del 1 de enero 2013) y las deducciones por alquiler (para los contratos firmados a partir del 1 de enero 2015), aunque los que eran beneficiarios hasta entonces todavía pueden aplicarse las ayudas.

“Los Planes Estatales de Vivienda se centraban en un mismo objetivo: incentivar la promoción y la construcción de viviendas, pero este modelo fue objeto de cambio con el Plan 2013-2016 prorrogado para 2017, determinando un vuelco absoluto en sus objetivos, adaptándolos a los problemas y necesidades actuales de la ciudadanía en materia de disfrute de una vivienda digna y adecuada”, reza textualmente el Libro Amarillo de los Presupuestos de este ejercicio.

Y en el nuevo Plan de Vivienda (que irá de 2018 a 2021), se mantendrán “en parte las líneas ya consolidadas en materia de fomento del alquiler y la rehabilitación edificatoria a la vez que incluye nuevos programas de ayuda, sin olvidar que continuará atendiendo obligaciones de planes anteriores”.

En concreto, este nuevo plan contempla nuevas ayudas a la compra de vivienda, aunque con unas claras líneas rojas: solo se podrán acoger a ellas los jóvenes que adquieran una casa de hasta 100.000 euros en municipios de menos de 5.000 habitantes (por tanto, en zonas rurales), unos requisitos que cumplen una cuarta parte de las viviendas en venta en idealista. También incluye ayudas a la rehabilitación y al alquiler principalmente para mayores, jóvenes y colectivos de pocos recursos, así como a la construcción de edificios destinados al alquiler por parte de promotores privados y organismos públicos.

A pesar de que este Plan de Vivienda recupera parte de la esencia que desapareció con su antecesor, lo cierto es que incluye unas dotaciones mucho más bajas. Los 1.443 millones de euros previstos para el periodo 2018-2021 están muy lejos de los 6.820 millones que, por ejemplo, contenía el Plan de Vivienda 2005-2008. Y esto explica gran parte de la caída de la partida de la vivienda en los Presupuestos en los últimos años, ya que prácticamente todo el dinero que aparece en las cuentas públicas se corresponde con el mencionado Plan.

El resto del dinero se corresponde con la Renta Básica de Emancipación de los jóvenes (que desapareció en 2012, pero se sigue concediendo a quienes cumplían los requisitos hasta entonces), las subvenciones para remodelar barrios, los convenios suscritos con las comunidades autónomas y ayuntamientos o las ayudas a quienes tienen una vivienda protegida y disponen de pocos recursos. Este año la Renta de Emancipación supondrá unos 2 millones de euros, cifra que alcanza los 4 millones en el caso de los convenios del Estado con las Administraciones Autonómicas y Locales y que se dispara hasta los 75 millones en el de los subsidios.
www.idealista.com/news/finanzas/economia/2018/04/03/764998-la-partida-de-los-pge-a-la-vivienda-se-congela-conoce-como-ha-cambiado-en-los-ultimos
[volver a noticias]
 
GEVASA General de Valoraciones, S.A. – Paseo de la Ermita, 9 – 28023 Madrid – Tel.:  91 357 38 84 – 91 357 41 26